Embarazo consciente y creativo

Embarazo consciente y creativo

El programa de ECC (Embarazo consciente y creativo) es una iniciativa que nace a raiz de la experiencia personal en mi embarazo, parto y post parto. Es un programa de acompañamiento en el embarazo desde varios puntos de vista que envuelven a la mujer en el período de gestación: el yoga, la meditación, la danza, la escritura, el diálogo y cualquiera que sea el medio que la mujer necesite para su proceso de creatividad y creación máxima. La mayoría de las mujeres desconocen su potencial creativo que se encuentra en su cúspide durante la gestación, y por el ritmo del día a día, llegan al final del embarazo sin disfrutar ni procesar los cambios vividos durante los 9 meses.

Se trata de un encuentro semanal, individual o en grupo, donde exploraremos e indagaremos lo que nuestro cuerpo nos dicta por medio de las prácticas anteriormente nombradas… cada embarazo es un mundo, cada mujer un universo completo.

Un gran COSMOS adentro y afuera. Embarazo consciente y creativo.

Para muchas mujeres, el embarazo son sólo 9 meses en donde una célula se encuentra con otra y comienzan a hacer el proceso natural, biológico de reproducirse hasta tener a un ser humano en sus brazos. Hay mujeres que no pueden darse el tiempo ni el espacio para sentirse, verse transformar, ni conectar con la magia de lo Divino, y de repente están el día antes del parto, o ese mismo día diciendo…. ya?
El embarazo consciente es saber lo que es entregarlo todo y entregarse una misma enterita para que otro ser, chispa cósmica, crezca y se desarrolle ADENTRO, en el vientre, en el útero. Es saber que el universo entero se manifiesta con la unión del poder masculino y el femenino para albergar la vida y poder continuar la existencia humana.
Durante el embarazo hay continuamente avalanchas de emociones. Las tristezas se manifiestan intensamente, los temores de una lluvia de preguntas sin respuestas, el saber que continuaremos nuestra historia generacional nos hace sentir a cargo de mucho, quizá mas de lo que pensamos creer ser capaces. Lo mas hermoso y liberador es observar las emociones y aceptarlas sin verguenza, llorar cuando hay que llorar, escribir mucho, compartir con otras mujeres que nos pueden guiar en el proceso y que están pasando por las mismas, conectar con nuestro cuerpo desde la danza, el yoga, el movimiento, la respiración, la meditación y saber que nunca se nos da mas de lo que somos capaces de enfrentar. CONFIAR PLENAMENTE en nosotras, en Dios, en el amor, en el aliento que sostiene los dos corazones que palpitan en un solo cuerpo.
Y si, todo es normal en el embarazo y con esa respuesta nos tenemos que quedar: que se te caiga el pelo, subir de peso, las hemorroides, los pies hinchados, dolor en las caderas, inclusive que puedas a tener vista borrosa…. no es nada fácil…. pero saber que pasará es un hecho que tranquiliza. A mi, como amante del cuerpo y el movimiento,  me da mucha risa e inclusive lo tomo como una investigación, verme crecer en todas las direcciones, ver que parezco un pato al levantarme del suelo, sentir como de lento tengo que moverme en la cama para cambiar de lado, así que lo he podido disfrutar muchísimo. Imaginar que hay un ser que esta simplemente al otro lado de la piel me borra todas las dificultades físicas y emocionales por las que puedo estar pasando. Es la experiencia mas surreal que he podido vivir hasta ahora y de eso estoy infinitamente agradecida, de SER MUJER.
Ya casi a punto de dar a luz, o mas bien, DAR LA LUZ,  me encuentro con mis ancestras en los sueños y en las meditaciones. Dicen que el útero es un órgano que guarda la memoria de hasta 7 generaciones anteriores. Así que aquí estoy yo, formando parte de ese árbol genealógico ancestral que continua y decido conscientemente parar los dolores y las frustraciones que mis abuelas han vivido y recobrar la memoria de la raíz femenina para gozar la vida en salud, en liberación y en creación. Mi abuela me dice: Cata, no puedes llorar ahora porque tu bebe va a sentir tu tristeza… y yo le digo: Abuela, el bebe sabrá qué es la tristeza, yo no se la tengo que esconder. Reconocer que somos seres multi-colores, los cuales experimentamos la alegría, la tristeza, la duda, la aburrición, el gozo, la tranquilidad, la plenitud, nos hace libres y nos hace plenamente vivir en consciencia el presente. Poder expresar lo que sentimos sin ningún tipo de temor, de represión, es libertad. Encontrar nuestra propia voz y desde el corazón poder narrar nuestro guión, eso es vivir.
A las mujeres que están o estarán en estado de gestación, las invito a vivir su embarazo plenamente conscientes para aprovechar de estos meses de creatividad absoluta, de experimentar en carne y hueso lo que es SER MUJER.

do you beileve in life after delievery? By Útmutató a Léleknek

 “In a mother’s womb were two babies. One asked the other: “Do you believe in life after delivery?” The other replied, “Why, of course. There has to be something after delivery.  Maybe we are here to prepare ourselves for what we will be later.”
“Nonsense” said the first. “There is no life after delivery. What kind of life would that be?” The second said, “I don’t know, but there will be more light than here. Maybe we will walk  with our legs and eat from our mouths. Maybe we will have other senses that we can’t understand now.”
The first replied, “That is absurd. Walking is impossible. And eating with our mouths? Ridiculous! The umbilical cord supplies nutrition and everything we need. But the umbilical cord is so short. Life after delivery is to be logically excluded.”
The second insisted, “Well I think there is something and maybe it’s different than it is here. Maybe we won’t need this physical cord anymore.”
The first replied, “Nonsense. And moreover if there is life, then why has no one has ever come back from there? Delivery is the end of life, and in the after-delivery there is nothing but darkness and silence and oblivion. It takes us nowhere.” “Well, I don’t know,” said the second, “but certainly we will meet Mother and she will take care of us.” The first replied “Mother? You actually believe in Mother? That’s laughable. If Mother exists then where is She now?” The second said, “She is all around us. We are surrounded by her. We are of Her. It is in her that we live. Without Her this world would not and could not exist.”

Said the first: “Well I don’t see Her, so it is only logical that She doesn’t exist.” To which the second replied, “Sometimes, when you’re in silence and you focus and you really listen, you can perceive Her presence, and you can hear Her loving voice,calling down from above.” – Útmutató a Léleknek

ESTO DE SER HUMANA

Las experiencias físicas me acercan al plano terrenal. El “dolor”, el sentir los huesos de un ser que crece dentro chocando contra los míos al caminar y al dormir, los calores subiendo por todo mi cuerpo, y todo, todo contrayéndose como el final de una ola y el inicio de otra, es una experiencia, una vivencia de lo que se dice: ser un espíritu encarnado en un cuerpo humano.

Observar las sensaciones nuevas y las que se repiten intensificandose, las pulsaciones de la piel, sus formas, sus colores, y hasta poder relacionar todo con algun elemento, me hace mas consciente de la interrelacion del todo con el todo. Mas aun, me lleva a vivenciar en solo un ejemplo lo que ha llevado a continuar la especie humana, el valor de la vida, que ya no como espectadora, la encarno.

Los hilos se van uniendo creando el telar de la existencia, y ahora como mamífera voy caminando al encuentro con el portal del fuego, de la transformación absoluta, donde dejar de ser hija a ser madre-hija me lleva hacia adelante pero también hacia atrás en el círculo del tiempo. Al encuentro con mi madre, mis abuelas, bisabuelas, y las que siguen en la historia hasta llegar a las más antiguas de todas, LAS BALLENAS, que en mis meditaciones aparencen presentes con su calmandad, su mirada sabia, su libertad, y ese continuo recuerdo de saber que sí es posible, que yo puedo, que yo se, que mi cuerpo tiene esa memoria de continuar, que no estoy sola, que somos una red, un hilo de conocimiento, un solo mar.

MIGJORN. UN PARTO ACOMPAÑADO Y RESPETADO.

Migjorn es el nombre de un viento en Catalunya, es el viento que acompaña a todos los bebes que tienen la fortuna de nacer alli, y de las mamás y de los papas que nacen también en ese instante, en la casita de parto, el paritorio, justo al frente de la montaña sagrada de Monserrat.
Desde el primer dia que llegue alli, me senti en el lugar correcto para prepararme durante el embarazo y tener nuestro bebe, Cosmo. Alli se siente paz, tranquilidad, y un corazon enorme hacia lo que es el respeto por cada mujer como individuo, la familia y la salud de la madre y del bebe que viene en camino. De la mano, por nueve meses nos acompañaron las comadronas, no se cual de todas mas dulce, mas respetuosa, mas honesta. Cada una con su especialidad, pero todas, parte de un equipo que parecen solo UNA.
Durante los nueve meses de embarazo, se tienen encuentros con las comadronas donde se hace revision fisica, escuchar el corazon del bebe, y hablar de diversos temas que estan relacionados con el embarazo, el parto, la pareja, la sexualidad, nuestra historia personal… todo basado en un cuestionario de 9 paginas que te entregan para que tu y tu pareja lo llenen. Fue la primera vez que investigaba con mis abuelas y mi madre, como naci yo? Cómo nació mi madre? Me alimentaron con leche materna? O biberon? Y mi abuela a mi madre? Y asi poco a poco irme adentrado a mi propia historia. Todo esto tiene relación directa con un parto sano. Y así sin prisa, cada encuentro puede tardar dos horas y eres tu la que pone el punto final, cuando ya no tienes mas preguntas o mas comentarios por hacer, hasta el próximo encuentro. Te lo explican todo, todo… las complicaciones del parto, las posibilidades de por que puede haber un traslado al hospital, las razones por las que no podria el bebe nacer alli, se indagan los miedos…. TODO. Y acompañado de un curso de preparación al parto, se llega AL MOMENTO con la mente en calma y en plenitud para vivir el pasaje mas intenso y transformador de la vida con tranquilidad absoluta.
Recuerdo muy bien ver un libro de fotos de partos y estar en shock por las imágenes, y darme cuenta que yo nunca habia visto un parto antes jamás, que lo único que conocia y sabia de un parto eran las imágenes de las películas: la mujer entrando de prisa al hospital, las escenas de la mujer gritando como una loca en una sala llena de doctores y ya… y entonces ahi viendo las fotos tan diferentes a las películas, comencé a intrigarme por el cordon umbilical, la placenta, y los varios tipos de parto que hay.
En Migjorn, nunca se niega la importancia del hospital. Escuche una vez la frase: “ un parto natural es viable porque hay un hospital cerca que lo apoya”. Y las comadronas tienen pleno conocimiento de los peligros de un parto, y la experiencia para solucionar emergencias basicas y para complicaciones mas avanzadas, el hospital de Manresa esta cerca, muy cerca.
Como mujer he decidido parir alli por el respeto al tiempo… porque no se basan en protocolos hospitalarios y no te ponen presion, no manejan un reloj tan estrecho. Te dejan parir a tu ritmo, bailando, en cualquier posicion, no te atan a aparatos, son ellas las que llevan los aparatos a ti. El paritorio es una “cuevita” donde te encuentras contigo misma en el estado mas salvaje, y de la mano te guian y a la vez dejan que te escuches. Hay bañera, pelotas, cojines, telas colgadaas del techo. Puedes llevar musica, velas, inciensos, lo que quieras, es TU parto. Y lo mas importante de todo, hay CONFIANZA. Hay plena confianza en que TU puedes parir. Conocen tu proceso como persona, tus intereses y la razon por la que estas alli, viviendo tu parto de la forma mas salvaje posible, sin anestesia, en plena consciencia.
Después del parto puedes quedarte los días que quieras, en una casita muy acogedora, con asistencia 24 horas por la comadrona que este de guardia. Es tan agradable el lugar que nosotros nos quedamos 4 dias antes de sentirnos preparados de volver a casa con la criaturita nueva…
Siguen las llamadas constantes para ver como estas, como esta el bebé, los chequeos post-parto, una visita en casa, un cierre de caderas, un masaje, una revisión pasada la cuarentena y una retrospección de lo que fue el parto y todo el proceso del embarazo…
Creo que en el mundo deberian de existir mas lugares como este…
Gracias a Montse, Adela, Anna, Angels, Conxa, Cristina, Juliana, Neva y Elisabet. Estan en mi corazon, y se que tambien en la de muchas familias!! han sido una verdadera inspiración!!!!!!

EL PARTO

Hace unos meses que soy madre y hay un hijo que se alimenta de mis brazos, de mi corazon, y sobre todo de mi pecho. Ya, aun mas que cualquier cosa, soy MAMIFERA.
Todo comenzo en la mañana del 19 de Febrero con unas sensaciones en mi vientre que activaron el tic-tac del reloj y me alertaron para saber que algo ya estaba a punto de salir del horno. Nos preparamos para ir a Migjorn y en la noche que llegamos alli, yo ya pensando que el parto habia comenzado, Anna, una de las comadronas que nos acompaño en el parto nos dijo a mi pareja y a mi: “acomodense para pasar la noche aqui que esto apenas comienza y va pa´largo. Intenten dormir entre contraccion y contraccion para descanzar que el peor enemigo del parto es el cansancio”…..
En cuanto Anna salio de la casita de partos, senti que mi cuerpo entero lo habitaba un rayo electrico, y se habia aumentado el potenciomentro en la intensidad y continuidad de las contracciones. Ahora si, a media noche del 19 de Febrero habian comenzado las contracciones del parto.
… Recuerdo que en un momento, entre contraccion y contraccion, tumbada sobre la cama intentando descansar, le contaba a mi amiga/hermana Mireia una historia en el Amazonas…: “despues de caminar y caminar tras la huella del jaguar por la densa y humeda selva Amazonica, le pregunte al guia que cuanto faltaba por llegar a la maloka para descansar. El guia me miro y me dijo muy tranquilamente: “No se preocupe Cati que solo faltan mas o menos 42 montañitas”. En ese momento, me tire al suelo con mochila y todo y comence a llorar”…
Esta historia fue la inspiracion del parto y Anna me recordaba que cada contraccion era una montañita mas de esa selva para llegar a la maloka que en este caso seria nuestro hijo, COSMO, para tenerlo sobre nuestros brazos, sobre mi pecho e iniciar esa nueva etapa de la vida llamada MATERNIDAD.
Poco a poco, la tormenta elecrtica intra-uterina aumentaba, cada contraccion llegaba a mi como un relampago golpeando la tierra, pidiendo permiso y paso por ese canal, el canal por el que pasaria el ser que por 39 semanas se gestaba dentro del planeta agua, cambiando sus aletas por piernas. Cada montañita de la selva empuntaba hacia una sola direccion, a vivirlo todo plenamente en carne y hueso hasta transmutarme yo misma en ese tan buscado y perseguido JAGUAR, a mirarnos fijamente a los ojos hasta fusionarnos en uno y con esa fuerza, cruzar el portal del fuego para sentir en medio de las llamas y mis huesos abiertos, esa cabecita que anunciaba la nueva vida, ese renacuajo humedo y tibio que pronto estaria encima.
Como una gran narrativa epica, el parto tuvo toda una gama de colores… 24 horas desde el comienzo en casa hasta el “fin” en el parto sobre unos cojines blancos, una mano en la de Nico, la otra en la de Mireia que constantemente me recordaba que yo SI podia, que fuera siempre a mi fuente de fuerza, que no estaba sola, que recordara a todas mis abuelas que asi habian parido, en plena consciencia, el proceso de la muerte-naciemiento-renacimiento. Un pie sobre Anna y el otro sobre la bañera, en donde Adela, la otra comadrona, con su mirada silenciosa y compasiva me acompañaba en el proceso, en plena confianza, en el instante, y el grito animal que salio de mi propia selva para razgar las paredes dejando atras la piel de Catalina la hija. Ese grito, me acompaño durante todo el parto. Yo cantaba y cantaba la AAAA mientras pujaba y pujaba… demasiado temprano para pujar. Por que corres???
Tambien hubo llanto….
en un momento de mucha dulzura, donde mi pareja y yo estabamos en la bañera, abrazados, chupando hielos de te de rosa y miel, sintiendo el ritmo del parto, comence a llorar. A llorar el desespero de sentir que venia una ola tras otra, la una mas grande que la anterior y que esto ya no pararia, no habia boton de PAUSA…. y me senti muy cansada… Anna me ponia pañitos de agua fria en la frente y Adela su dedo en mi entrecejo… esos segundos eran la gloria dentro de todo el proceso.
Sali del agua, volvi a llorar. Esta vez de rodillas.
Anna me cogio de manos y me trajo a la tierra, a mi centro, recordandome una vez mas por que habia decidio tener el parto alli, recordandome de darle plenamente la bienvenida a Cata mama y darle la confianza a Cosmo de esa Cata mama. Trabajamos de nuevo el YO PUEDO. Mil veces senti rendirme y mil veces repetir YO PUEDO. Entre tanto bailabamos…
Al sentir mi cansancio, me encontre en la situacion mas extrema que he estado en mi vida… desear morir para no sentir otra contraccion… La opcion de ir al hospital fue dada (al ver mi cansancio extremo) y en cierto modo alunga parte de mi cerebro me decia…: “ojala que me lleven al hospital y que me saquen al bebe yaaaaa!!!!”. Por otro lado, como podia yo imaginarme levantarme al otro dia en el hospital con el bebe en mis manos cuando llevaba nueve meses preparandome justamente para este momento? Para este preciso instante?? Miraba yo a Adela y veia en ella su plenitud, su confianza en mi, sabia ella por que estaba yo alli!!!!!!!!!!
Asi que viendo mi decision firme de estar ahi, pariendo sin anestesia, Juana, otra de Migjorn, propuso ayudarme con un masaje intra-uterino y remover el milimetro que aun no habia dilatado. Asi fue, y se desato la cascada, el flujo que con dos pujos trajo a Cosmo a nuestros brazos, el encuentro cara a cara con el jaguar y el fuego, para convertirme en uno y atravesar el otro.
21 de Febrero a la 1:30am, el momento mas sublime de mi vida. Bienvenido Cosmo a la Tierra. Bienvenida mama, bienvenido papa.
Agradecimientos profundos al universo, al amor, a mis abuelas, a Dios, a Adela, Anna, Juana, Nicolas, Mireia y a Cosmo.

Motherhood is my highest state of Yoga

Sunday 10am.
On my chat I got two messages from two of my great friends:
“Going to Megan´s workshop, absolutely inspiring and amazing!”
The other one said:
“ Going to Karina´s workshop, adjustments…”
As I was reading the messages I felt very happy for them but also nostalgic of not going to yoga workshops and not being “out there” continuing my studies, disciplined practice, etc, etc, etc…
A few seconds later I took a look at myself, almost naked, on my bed, on a sunny Sunday, breast feeding my 4 month old beautiful child. I thought to myself: THIS IS MY YOGA PRACTICE. Suddenly I realized that Motherhood has been my highest state of yoga.
“I´m loosing it” I kept thinking when I was seeing on Facebook all the bombardic ideas, classes, workshops, events, that my colleagues are constantly doing, really thinking and feeling that I was getting behind. As a yoga practitioner and teacher I was very used to be constantly training, practicing, studying, and so on. Then, maternity came and the rhythm stopped. Time is not just my time, in fact, it is all except my time.
After the initial hectic time of a new born mom, the lack of sleep, and the hormone swing, I started going back to my center, remembering what was that I had learned from all my years of yoga practice? I started to think of what yoga was all about. What did it mean that “all you learn on your yoga mat, you learn it for life?” Had I been training for this very moment?
After many thoughts and feelings, I realized that I am not practicing yoga but BEING yoga, and when you become your practice, then you are at the highest and purest state of it.
Motherhood is all about patience, persistency, continuity, giving it all without expecting anything in return, being in the moment, developing intuition, and unconditional love. There is no other moment in my life that I can compare more to metta practice than when breast feeding while wishing my child to be happy and healthy, or chanting mantras for him to ease a stomach pain, or relaxing him at sleeping times, not to mention my constant moola bandha and uddiyana bandha practice to enforce my pelvic floor and recover my “normal” body. I cannot feel more compassionate than when my baby is crying of fever or cramps. And the list can continue….
So as I realize that I am using all the tools that the practice can give me, I can become one with the practice and BECOME yoga, and in this way motherhood is my highest state!
The rest will come when it comes.

Post Parto y maternidad.

Después de 5 meses ya no se me hace nudo la garganta al hablar del post-parto, sino al contrario, quisiera compartirlo para apoyar con mi escrito a las mujeres que puedan pasar por una situación parecida y sentirse en ese mismo océano fangoso que he cruzado, danzando con mis propios demonios, con una joya en la mano, esa misma que permitía que yo no me hundiera hasta ahogarme, mi hijo.
Nunca pensé poder habitar un momento tan intenso, tan oscuro y a la vez tan luminoso, absolutamente extremo, y así tenia que ser, para poder sentir desde el centro de mi corazón, ese deseo de acompañar a quien sea necesario….Durante todo un mes después de la bajada hormonal del parto tuve daño de estomago, sudoraciones nocturnas, falta de apetito, garganta cerrada, lloraba por todo, tenia que alimentar a Cosmo y no sabia como, me lo habian indicado pero yo en medio de todo mi caos emocional, no entendia. Vivi lo que es una crisis de pánico post-parto, una depresión post-parto, que con el tiempo, la acupuntura y la homeopatía fue diluyéndose hasta desaparecer.
El se pegaba de mis pechos todo el dia y noche como una remora y no engordaba, y yo, lloraba…. la escena de la alimentación era, yo, dandole pecho a Cosmo y a la vez, sacandome leche con el sacaleches para luego complementarle y asi dias y noches… y el, NO ENGORDABA!!!!!!  y  yo…. donde estaba yo??? Donde estaba mi tiempo, mi espacio, mi cuerpo, mi pelo, mi sueño, mi yo???
Recuerdo muy bien en el dia 18 después del parto, llamando a algunas conocidas que tienes bebes mayores preguntándoles que podia hacer y ellas, con toda la calma me decian que ya pasaria todo esto, que los primeros dias eran duros, que los primeros tres meses eran los mas difíciles…. yo no creia poder pasar ese momento, ese instante y pensar en tres meses era toda una vida para mi. Recuerdo también un lunes pidiendo una cita donde el acupunturista para tratar la depresión y la secretaria diciendome que habia cita para el jueves…. para el jueves??? no llego hasta el jueves!!! el jueves era muchísimo tiempo para mi. Cada dia era verdaderamente la danza con los lobos, el encuentro con mi propia sombra (como la llama la autora Laura Gutman: La Maternidad, el encuentro con la propia sombra).El bebe lloraba del hambre y tuvimos que complementar con formula, ademas de cortarle el frenillo corto que no le permitia hacer bien la succión. Por fortuna, el complemento de la formula solo fue por un mes, y digo por fortuna, porque mi ideal era poder alimentar exclusivamente con el pecho por lo menos los primeros 6 meses que son los mas importantes para sus defensas y nutrición.Con toda la perseverancia del caso, comencé a asistir a grupos que ofrece la ciudad de Barcelona, grupos de lactancia, Alba Lactancia, una vez por semana, donde yo veia que no estaba sola, que muchas mujeres estábamos pasando por lo mismo, unas con unas dificultades y otras con otras, pero a todas nos unia el deseo de alimentar a nuestros hijos. Empece de corazón a reconocer que la idea de la maternidad es entregarse al bio ritmo de este ser que con tanto amor se pega de ti para sobrevivir, para crecer! y siempre escuche: ” la teta no es solo alimento”. y no lo es! es el vinculo, es la ternura suprema de sentir que tu hijo se alimenta de ti y tu de tu hijo! me despertó consciencia de mi alimentación, porque lo que yo como, el come! es mi parte animal, mi mamífera y el mamífero que es mi hijo, ese vínculo con la naturaleza.

La entrega. La entrega es dejar ese Yo que siempre ha estado ante todo, ese ego, y pasar al servicio total de otro ser. No pelear con nuestros deseos, con nuestros tiempos cuando se chocan con los del el… no… desprenderse del tiempo y de los deseos para entrar en sincronía con los de el.

Tener Apoyo… la pareja, una familia no invasiva con sus conocimientos, sino abierta a los de tu tiempo y los de tu estilo de vida, una comunidad de apoyo, un grupo de mamás, lactancia, yoga, crianza, lo que sea, pero sentir que es “normal” por lo que estas pasando es esencial. Alguien que te prepare comida, que te haga un masaje en los pies, que te escuche con simpatía tus historias y te deje llorar. Alguien que comprenda que ser madre no es necesariamente luz plena al principio, ademas, nadie habla de esto… de la sombra, de los demonios que habitan esa travesía hacia la maternidad, tus propios demonios…

Después de 5 meses, mi cuerpo sigue en transformación y asi mi práctica de yoga continua siendo una exploración, mis proyectos de vida van cambiando, mi vida entera, rodeada de ternura máxima, de sonrisas muecas. Se ha abierto una puerta a un jardín desconocido, un jardín hermoso e inesperado! El océano fangoso se ha transformado en aguas azules. Algunos demonios se han ido, a los otros, ya no les temo, los abrazos para bailar juntos la danza de la vida!!!

 

Advertisements